La Bolsa española cae el 5,6 % en su peor semana desde el "brexit" y Wall Street baja a media sesión

La Bolsa española ha registrado el peor resultado semanal desde el referéndum del "brexit" a finales de junio de 2016, al caer el 5,6 por ciento, según datos del mercado.

Expertos consultados por Efe han considerado que esta caída, que sitúa a la Bolsa española en niveles desconocidos desde hace once meses al terminar este período en 9.600 puntos, se debe a una recogida de beneficios tras las recientes subidas.

Este movimiento ha estado provocado en parte por las considerables caídas registradas por Wall Street en estos días pasados (después de bajar más del 4 por ciento la semana anterior, el lunes cedió el 4,6 por ciento, la mayor caída diaria en seis años, y el jueves perdió el 4,15 por ciento).

Wall Street se mantenía anclado en terreno negativo a media sesión, con un descenso del 1,58 % en el Dow Jones de Industriales, el principal indicador, retrocediendo desde los avances que se había anotado al comienzo de la jornada.

En el ecuador de la sesión, el Dow Jones perdía 376,21 puntos, hasta 23.484,25 unidades, mientras que el selectivo S&P 500 cedía un 1,43 % o 37,00 puntos, hasta 2.544,00 enteros.

Animaban la caída las ventas en el mercado de deuda y el repunte de la rentabilidad de los bonos (el interés del Treasury estadounidense superaba el 2,8 por ciento) ante la posibilidad de que los tipos de interés en Wall Street suban más de lo previsto (los analistas ya barajan cuatro subidas este año, un punto porcentual).

Todo esto sucedía mientras se conocían datos económicos favorables, como la revisión al alza de las previsiones de crecimiento para este año de la zona euro (2,3 por ciento) y España (2,6 por ciento) efectuadas por la Comisión Europea.

Además, mejoraban las estadísticas comerciales en China (las importaciones crecieron más del 30 por ciento el mes pasado) y conservadores y socialdemócratas firmaban en Alemania "la gran coalición" para el gobierno de la mayor economía europea.

Ni siquiera pudo detener el retroceso semanal la caída de la cotización del euro, que en este ciclo pasó de 1,25 a 1,22 dólares, como tampoco lo hizo el descenso del precio del barril de petróleo de 68 a 63 dólares por la mayor producción estadounidense y el encarecimiento de su divisa.

Tampoco aprovechó el mercado los resultados empresariales conocidos esta semana, entre los que destacaron los de algunos bancos europeos, como Societe Generale o Unicredit, o los de la aseguradora Mapfre y Abertis.

De los valores del principal indicador del mercado nacional, el IBEX 35, esta semana bajaron treinta y cuatro y subió uno.

ACS lideró las pérdidas de este indicador con un retroceso del 10,01 por ciento, a pesar de que Bruselas aprobó la opa que presentó sobre Abertis y de que anunció cuantiosos contratos, en tanto que Cellnex cedió el 8,7 por ciento y Repsol el 7,15 por ciento.

La única empresa con ganancias fue Siemens Gamesa, que subió el 0,58 por ciento tras lograr un contrato en Taiwan, en tanto que las menores ganancias correspondieron a Abertis, que cayó el 0,51 por ciento después de conocerse que está dispuesta a vender Hispasat a Red Eléctrica por más de 650 millones.