Campeonato Europa Balonmano | Final

HISPANOS DE ORO

España consiguió el primer título continental de su historia tras derrotar a Suecia en la final por 29-23. Los de Jordi Ribera, que se marcharon perdiendo al descanso por 12-14, dieron la vuelta al partido en una extraordinaria segunda parte. Con la victoria España sella su pasaporte para el próximo Mundial. Francia finalizó tercera.

La selección española masculina de balonmano logró este domingo su primer título de campeona de Europa al someter a la de Suecia por 29-23 en la final del certamen continental de Croacia 2018 y tras una recital en la segunda mitad del partido jugado en Zagreb.

En el inicio la igualdad se mantuvo hasta el 4-4. A partir de entonces, y tras un primer parcial de 0-3, los suecos tomaron la iniciativa y controlaron el marcador con ventajas que nunca superaron los tres goles. Los hombres de Jordi Ribera llegaron al descanso sólo dos abajo (12-14).

España regresó a la pista como un cohete. En un abrir y cerrar de ojos reequilibró el choque (14-14) y comenzó a tomar las riendas para situarse por delante (15-14) e incluso ir abriendo un hueco de hasta ocho tantos que acabó por desarbolar al equipo escandinavo.

Los 'Hispanos' firmaron su primer título en su quinta final y tras haber sido subcampeones en 1996 (ante Rusia), 1998 (ante Suecia), 2006 (ante Francia) y 2016 (ante Alemania), y medallistas de bronce en 2000 y 2014. Suecia sigue siendo el equipo más laureado del viejo continente con cuatro coronas, las logradas en 1994, 1998, 2000 y 2002 en sus cuatro anteriores finales. La selección francesa se colgó el bronce tras imponerse este domingo por 32-29 a Dinamarca, en una final de consolación en la que el conjunto galo se mostró mucho más entero que el equipo danés, pese a la decepción que supuso su ausencia de la gran final.

Una victoria que representa algo más que un simple triunfo, porque es la confirmación de un estilo de juego que viaja en una dirección diametralmente opuesta a las tendencias del balonmano actual, una manera de entender este deporte que, por fin, sirvió para que España se coronase como rey de Europa.

Pero el balonmano debía un oro continental a los Hispanos y se lo entregó, tras una final en la que, pese a los muchos padecimientos que sufrió en la primera mitad, España acabó por imponer su filosofía y su ritmo de juego.

Especialmente en defensa, donde el 5-1 por el que apostó Jordi Ribera en la segunda mitad, desarboló por completo a un conjunto sueco, que tan sólo fue capaz de anotar tres goles en los veinte primeros minutos de la segunda parte.

Una cifra a la que contribuyó notablemente el portero Arpad Sterbik que con sus paradas acabó por ajustar un sistema defensivo que condujo a España a la victoria. Y es que tanto españoles como suecos tenían muy claro desde el principio que el ganador del encuentro sería el equipo que lograse imponer al rival su ritmo de juego.

Una batalla que ganó de inicio el conjunto escandinavo, que sustentado en las paradas del guardameta Mikael Appelgren, que detuvo en los primeros diez minutos de juego cuatro de los ocho lanzamientos que intentaron los españoles, pudo volar al contraataque.

Así que la selección española apeló una vez más a su mejor arma, su defensa, donde Viran Morros y Gedeón Guardiola comenzaron a mover las piernas con cada vez más y más velocidad hasta cerrar los caminos al gol a un conjunto sueco, que como vaticinó Sarmiento, sufrió lo indecible en cada ocasión que tuvo que atacar en estático.

Una defensa, en este caso un 5-1 con Alex Dujshebaev en la posición de avanzado, que permitió a España recuperar tanto la iniciativa tanto en el juego como en el marcador, donde los Hispanos, tras muchos minutos a remolque lograron, por fin, ponerse por delante (15-14)

Si en la primera parte eran las paradas de Appelgren las que martirizaban a los internacionales españoles, en la segunda fueron las intervenciones de Sterbik la que comenzaron a corroer los nervios de los escandinavos.

Lo que permitió dejar prácticamente sentenciada la final a ocho minutos para la conclusión, tras alcanzar un ventaja de ocho tantos (25-17) que la solida defensa española ya supo controlar hasta el final (29-23), para celebrar, esta vez sí, que a España no se le escapaba una nueva final, que España era la nueva campeona de Europa.

FICHA DEL PARTIDO:

29 - España: Corrales; Solé (5, 3p), Gurbindo (1), Sarmiento (1), Raúl Entrerríos (4), Valero Rivera (1) y Aginagalde (1) -equipo inicial- Sterbik (ps), Balaguer (5), Alex Dujshebaev (4, 1p), Cañellas (-), Morros (-), Goñi (1), Ariño (4), Gedeón Guardiola (1) y Figueras (1)

23 - Suecia: Appelgren; Ekberg (4, 1p), Arnesson (1), Darj (-), Nielsen (5), Henningsson (2) y Wanne (3) -equipo inicial- Palicka (ps), Jeppsson (1), Tollbring (-), Petersson (-), Gottfridsson (2), Cederholm (-), Otslund (-), Zachrisson (3) y Nilsson (2)

Marcador cada cinco minutos: 3-2, 4-5, 5-7, 7-9, 10-12 y 12-14 (Descanso) 15-14, 18-15, 20-16, 13-17, 26-20 y 29-23 (Final)

Árbitros: Gubica y Milosevic (CRO). Excluyeron por dos minutos a Gurbindo y Morros por España; y a Zachrisson y Darj (2) por Suecia.

Incidencias: Final del Campeonato de Europa de Croacia 2018 disputada en el Arena de Zagreb ante 9.000 unos espectadores. Asistió en directo al encuentro el secretario de Estado para el Deporte, José Ramón Lete.