Duro tropiezo del Barcelona en sus aspiraciones de ser primero de grupo

  • Balonmano | Liga de Campeones

El Barcelona Lassa ha sufrido hoy un duro golpe en sus aspiraciones de ser primero de grupo al perder en la pista del Pick Szeged húngaro (31-28), en un partido gris del equipo azulgrana, que no pudo dar el golpe decisivo a su rival en los momentos en los que logró ponerse delante en el marcador.

Los cinco últimos minutos fueron letales para los catalanes (de 25-25 a 31-28) ante un rival motivado y con dos hombres que fueron claves en el triunfo: el lateral zurdo húngaro Zsolt Balogh (9 tantos de 10 lanzamientos) y el islandés Sigurmannsson (6 de 6 desde 7 metros).

Está claro que esta temporada, para cualquier equipo, lograr una victoria en campo contrario es un verdadero desafío. Y más si delante hay un perfecto conocedor de la ASOBAL y del balonmano español como Juan Carlos Pastor.

El equipo de Xavi Pascual empezó bien, incluso se fue por delante en los mejores momentos de Valero Rivera (3-4, min.6), pero el despertar del meta croata Marin Sego -ocho paradas en la primera mitad- dio alas a su equipo.

Así, de 9-8 (min.17) se pasó a un claro 14-10 (min.27) tras un parcial de 5-2. El Barcelona reaccionó bien por medio del central Aron Palmarsson y Viran Morros para recortar (14-12, min.28). Pastor pidió tiempo muerto y, en apenas un minuto, las cosas estaban como antes (16-12) y Kamil Syprzak recortaba al descanso (16-13).

El macedonio Borko Ristovski reemplazó a Gonzalo Pérez de Vargas (4 paradas en la primera parte), Palmarsson daba descanso a Entrerríos como central y Aitor Ariño a Valero Rivera en el extremo izquierdo. El cambio dio resultado. Dos paradas de Ristovski y tantos de Timothey N' Guessan y Dika Mem, empataban el choque (16-16, min.35).

La defensa azulgrana estaba más centrada y los contragolpes de Ariño junto a la continuidad de Mem y N' Guessan daban la vuelta al marcador (18-20, min.39).

Denois Buntic entraba en la defensa local, que se endurecía, pero los árbitros rusos se arrugaban y excluían al croata y al extremo esloveno Mario Sostaric. Aunque el meta español José Manuel Sierra le paraba una pena máxima a Valero Rivera, era Borko Ristovski el que marcaba a portería vacía y aguantaba la ventaja visitante (19-21. min.42)

El central esloveno Stas Skube movía bien al Szeged y llevaba a tomar el mando de nuevo del marcador con un tanto de Balogh para el 23-22 (min.45).

El Barcelona, con dos centrales, Palmarsson y Raúl Entrerríos en pista, alternando al lateral y doble cambio de Pascual en defensa ataque, paró en principio la racha húngara, pero Balogh seguía enchufado (25-24, m.51).

Valero entraba en pista pero la exclusión de Entrerríos dio alas al Szeged y del 25-25 se pasó a un claro 28-25 (min.55) con un parcial de 3-0 y gol sin portero del brasileño Thiagus Petrus.

Con 29-26, Valero Rivera estrellaba un lanzamiento de pena máxima y en el siguiente ataque local, Zhitnikov sentenciaba materialmente el partido (30-26, min.58) y Jonas Kallman redondeaba el marcador con un golpe franco y el crono a cero (31-28).

FICHA DEL PARTIDO

31 - Pick Szeged (16+15): Sego; Sostaric (1), Balogh (9), Banhidi (2), Skube (1), Gorbok (3), Kallman (1), -siete inicial- Zhitnikov (2), Buntic (-), Gonsalves (2), Bodo (4), Sigurmannsson (6p.), Gaber (-) y Blazevic (-) y Sierra (p.s.).

28 - Barcelona Lassa (13+15): Gonzalo Pérez de Vargas; Ristovski (p.s., 1); Víctor Tomás (2), Mem (6), Sorhaindo (-), Viran Morros (1), N' Guessan (7), Valero Rivera (3) -siete inicial- Raúl Entrerríos (3), Ariño (1), Syprzak (1) y Palmarsson (3).

Árbitros: Evgeny Zotin (RUS) y Nikolay Volodkov (RUS). Excluyeron a Banhidi (min.12), Blazevic (min.32), Buntic (min.40), Sostaric (min.40), por el Pick Szeged, y a Mem (min.22) y Entrerríos (min.53) por el Barcelona Lassa.

Parciales cada cinco minutos: 3-2, 6-5, 8-6, 10-8, 13-10, 16-13 (descanso). 17-16, 19-20, 22-22, 25-24, 28-25 y 31-28 (final).

Incidencias: Partido de la octava jornada del Grupo A de la Liga de Campeones 2017-2018 disputado en el Varosi Sportcsarnok de Szeged (Hungría), ante 3.200 espectadores.