Fue el 24 de mayo de 2017

El día que Trump conoció al Papa Francisco

Durante su gira por Europa, Donald Trump, el presidente de los Estados Unidos, se detuvo en el Vaticano para visitar al Papa. Un encuentro cordial que “nunca olvidará” el mandatario norteamericano.

El Papa Francisco y Trump, durante su encuentro en el Vaticano

El encuentro entre Francisco y Trump era uno de los más esperados después de que el norteamericano tomara posesión de su cargo, hace ahora un año. Ambos líderes mantienen posiciones antagónicas en aspectos como la inmigración o el medio ambiente, y no se sabía cómo se iba a poder conjugar la personalidad histriónica y egocéntrica de Trump con la humildad de Francisco. Pero todo fue cordial.

Abordaron asuntos como la libertad religiosa y el compromiso con la vida

Trump llegó al Palacio Apostólico Vaticano acompañado por la Primera DamaMelania Trump, y por su hija Ivanka, ambas de riguroso negro -como marca el protocolo- y su yerno, Jared Kushner. Fue recibido al pie de su transporte por una guardia de honor de la Guardia Suiza y por el Prefecto de la Casa Pontificia, el arzobispo Georg Gänswein que le guió por el interior del edificio hasta la antecámara del despacho del Papa Francisco. Allí, fue el Papa el que salió a su encuentro.

Francisco abordó en su reunión la excelente relación bilateral de la que gozan la Santa Sede y los Estados Unidos, y también hablaron de su compromiso común por la vida y la libertad religiosa. Además, Francisco destacó el importante papel que tiene la Iglesia Católica en Norteamérica, especialmente en campos como la educación, la sanidad y el servicio a los inmigrantes.

El Papa le obsequió con la Laudato Si

En el encuentro también se trató la cuestión de Oriente Medio -mucho antes de que Trump decidiera reconocer a Jerusalén como capital del Estado de Israel- y la promoción de la paz.

Por último, se sabe que Francisco obsequió al presidente norteamericano con una copia firmada de su Mensaje para la Jornada Mundial de la Paz de 2017 y una edición de su última encíclica, la Laudato Si, que aborda el tema del medio ambiente. Por su parte, Donald Trump regaló a Francisco una colección de escritos de Martin Luther King, recordando el discurso que el Papa dio en el Congreso de EE.UU. en 2015 en el que citó al padre del Movimiento por los Derechos Civiles. El encuentro fue muy distendido, y el Papa incluso bromeó con la Primera Dama, preguntándole si le preparaba “potizza” -un postre típico de Eslovenia, país natal de Melania- al presidente.

Trump aseguró, a la salida del encuentro, que agradecía las palabras del Papa y que jamás olvidaría lo que le había dicho Francisco.