El Rey mantiene despejada su agenda toda la semana

Felipe VI ha decidido no asistir el próximo lunes a la entrega de los Premios Rey Jaime I en Valencia, donde se le esperaba junto a la Reina, y mantiene despejada de actos públicos su agenda para la próxima semana después de que el Parlament haya aprobado la declaración unilateral de independencia.

Los organizadores de la entrega de estos premios habían confirmado la asistencia de los Reyes a la ceremonia del lunes, en la que don Felipe iba a pronunciar un discurso, pero finalmente será la Reina quien presida este acto, según la agenda de actividades oficiales públicas la Familia Real dada a conocer esta tarde por la Zarzuela.

De acuerdo con la agenda, la entrega de la 29 edición de estos premios dedicados a la promoción de la Ciencia y la Investigación en España, durante la que doña Letizia pronunciará unas palabras, es el único acto público de la Familia Real programado para la semana próxima.

Felipe VI sigue los acontecimientos en Cataluña desde su despacho en el Palacio de la Zarzuela en permanente contacto con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y sancionará los decretos que apruebe el Ejecutivo al amparo de la aplicación del artículo 155 de la Carta Magna en cumplimiento de sus obligaciones constitucionales.

Debido a la evolución de la crisis política catalana, el Rey ya suspendió ayer, jueves, su asistencia a la cena de entrega de los premios periodísticos de ABC, donde también tenía intención de tomar la palabra acompañado de doña Letizia, quien presidió finalmente este acto en solitario.

Don Felipe optó por seguir trabajando en su despacho en el Palacio de la Zarzuela, en una tarde marcada por el desarrollo del debate del Senado y el del Parlament.

El desafío independentista en Cataluña ha condicionado la agenda oficial de los Reyes en las últimas semanas.

Tras la votación ilegal en Cataluña del 1 de octubre, don Felipe despejó de actividades públicas la siguiente semana, si bien apareció dos días después para dirigir un mensaje extraordinario a los españoles.

En esa alocución televisada, recriminó a las autoridades catalanas independentistas su "deslealtad inadmisible" y apeló a los "legítimos poderes del Estado" para que aseguraran "el orden constitucional" ante la situación "de extrema gravedad" que vivía Cataluña.

No volvió a aparecer en público hasta la Fiesta Nacional del 12 de octubre, cuando presidió el desfile militar -acompañado por la Reina, la Princesa leonor y la infanta Sofía- y, junto a doña Letizia, la posterior recepción en el Palacio Real.

La pasada semana, los Reyes reanudaron su actividad ordinaria con diversas audiencias en el Palacio de la Zarzuela y acudieron a Oviedo para presidir entre el jueves y el viernes el programa de actos de los Premios Princesa de Asturias, así como para entregar el sábado el premio al Pueblo Ejemplar de Asturias.

En su discurso durante la ceremonia de entrega de estos galardones, el jefe del Estado se mostró convencido de que las "legítimas instituciones democráticas" resolverán el "inaceptable intento de secesión" dentro del respeto a la Constitución y garantizó que Cataluña "es y será una parte esencial de la España del siglo XXI".