25 aniversario

El día que la Expo'92 nos cambió la vida

El 20 de abril de 1992, a las 12:15 horas, el rey Juan Carlos I inauguraba la Exposición Universal. Desde ese día, Sevilla nos abría las puertas al mundo en 250 hectáreas en la isla de La Cartuja

El día que la Expo'92 nos cambió la vida

ESCUCHA AQUÍ EL REPORTAJE ESPECIAL | 'El día que la Expo’92 nos cambió la vida'

25 años se cumplen de una de las fechas históricas de nuestro país que durante los 6 meses que duró la Expo’92 convirtió a Sevilla en el centro del mundo.

Lo que muchos no saben es que se empezó a trabajar en esta idea muchos años atrás, concretamente en 1976 –en los primeros años de la democracia- en un viaje institucional a la República Dominicana de los reyes Juan Calos I y Sofía. En ese viaje el Rey anunció la intención de organizar y celebrar una Expo en España con motivo de la celebración del V centenario del Descubrimiento de América.

Desde entonces se inicia el camino para que la Expo’92 de Sevilla se convirtiera en realidad, hasta que en 1987 Sevilla se tornó en la ciudad idónea para acoger la Exposición Universal en 1992.

Muchos años de intenso trabajo que vieron la luz el 20 de abril de 1992 y que continuaron durante seis y emocionantes meses en los que la Expo’92 recibió 18 millones de visitantes, se disfrutó de 55.000 actuaciones culturales, la llegada del AVE y una visión a lo que sería el siglo XXI, el cine en 3D….

La Expo’92 congregó, hasta entonces, el mayor número de participantes: 112 países, mas Organismos internacionales, empresas y las 17 Comunidades Autónomas.

No podemos olvidar que ese año se vivía un panorama internacional convulso como nos recuerda Emilio Casinello, diplomático y excomisario de la Expo, lo que implicó algunos cambios en los pabellones: ‘’Fue la implosión de la URSS , el pabellón de la URRS que era gigantesco tuvimos que cambiar el rótulo por el de ‘Rusia’; también en el dela República Democrática Alemana porque desapareció; Checoslovaquia se dividió en dos, pero no teníamos más capacidad para hacer otro pabellón así que se contentaron con tener dos restaurantes; se dieron de baja Yemen, Irán, Irak y Libia por la Guerra del Golfo…’’

Y es que nadie quiso perderse esta Exposición Universal, desde los grandes líderes mundiales, monarquías, personajes importantísimos de distinta índole, mandatarios... Desde Fidel Castro, François Miterrand o Mijail Gorbachov, hasta el príncipe Carlos de Inglaterra junto a Lady Di, Carolina de Mónaco, el príncipe Naruhito o los reyes Balduino y Fabiola de Bélgica.

Con todas estas personalidades en la isla de La Cartuja es natural que se produjeran algunas anécdotas, como las que recuerda Inocencio Arias, entonces secretario de Estado de Iberoamérica, el día de la inauguración

 LA MÚSICA DE LA EXPO Y ‘AZABACHE’

Famosas fueron las noches musicales de la plaza Sony de la Expo, allí se realizaron horas y horas de música en directo y se instaló la pantalla más grande de Europa: el ‘Jumbotron’.

Durante la muestra se celebraron más de 50 conciertos en los que actuaron desde Alejandro Sanz a Luis Miguel, pasando por Chiquetete o Los Chunguitos. Y además se representaron más de 30.987 espectáculos en los que actuaron 74.784 personasEn los pasacalles y pabellones  la Expo se inundó de músicas del mundo que no habíamos escuchado nunca en nuestro país.

Pero si hubo un espectáculo alabado y recordado fue ‘Azabache’ con cuatro mitos de la canción española juntos: Rocío Jurado, Imperio Argentina, Juanita Reina y Natil Mistral.

‘Azabache’ se estrenó cuando la Expo llevaba apenas un mes, bajo la dirección de Gerardo Vera, el único espectáculo producido por la muestra.

10.000 espectadores pudieron ver este espectáculo definitivo de la copla española en sus 40 representaciones para los que se utilizaron 540 trajes, 180 mantones, 156 pelucas, 226 pares de zapatos, 36 peinetas, 140 músicos y bailarines, 60 técnicos, un decorado para cada una de las canciones y con un gasto de 630 millones de las antiguas pesetas

Como bien lo definía Carlos Herrera cuando en ‘La Mañana de COPE' de 1992 entrevistaba a Rocío Jurado: ‘’El espectáculo ‘Azabache’, más que hermosos. Por fin la copla con todo derroche de imaginación que es necesario, puesta con una dignidad prácticamente sin precedentes’’

Recuerdos, anécdotas... sobre todo historias con nombre propio como las de Luis, Ángel, Alejandro y Lina, cuatro personas a las que la Expo les cambió la vida y así nos lo cuentan: 

LUIS GRESA  “Gracias a la Expo conocí a mi mujer y me quedé a vivir en Sevilla”

Este aragonés de 51 años no se imaginaba que una simple rueda de prensa marcaría un antes y un después. Y es que Luis se hizo sevillano con la Exposición Universal Sevilla’92.

Trabajaba en la agencia de noticias Lid como periodista en prácticas, cuando Manu Leguineche le envió a Sevilla a cubrir la presentación del plan director de la Expo.  Era la primera vez que Luis cogía un avión y aquella experiencia, unida a su juventud y a todo lo que le contaron, le marcó tanto que decidió que quería trabajar en la muestra a toda costa.

A base de esfuerzo, acabó siendo el jefe de prensa del Pabellón de Aragón y recibiendo a líderes mundiales. Hoy, Luis reconoce que no tenía la experiencia necesaria, ni él ni nadie, para tratar con jefes de Estado, príncipes y todo tipo de personalidades.

Su ‘enamoramiento’ de la Expo le llevó a ponerse una camiseta de Sevilla’92 en una escapada a Turquía, incluso años antes de que se celebrase la muestra. En aquel viaje del 89, una sevillana se fijó en la camiseta. Hoy en día es su mujer. “Ella ni sabía qué era la Expo y yo sé lo expliqué”,cuenta Luis, que todavía se emociona recordando todo lo que le debe a la exposición.

Tras la Expo se casaron y Luis tomó la decisión de quedarse a vivir en Sevilla. Su familia se echó las manos a la cabeza. Aunque reconoce que el 93 fue un año complicado, un año de incertidumbres, no se arrepiente de la decisión que tomó.

Hoy en día, Luis está muy orgulloso de sus tres hijos sevillanos, y cada día, cuando pasa por el puente de la Barqueta para ir a su puesto de trabajo como jefe de Prensa de la delegación territorial de la ONCE en Andalucía, mira de reojo a La Cartuja y tiene un recuerdo para aquellos meses que cambiaron su vida.

ÁNGEL ARAMBURU "Aquello en los 90 era una innovación"

Con apenas 12 años, Ángel tuvo la suerte de que sus padres decidieran que aquel acontecimiento era único y había que vivirlo intensamente.  Compraron un pase para toda la muestra.

Ángel pasó todo el verano del 92 asistiendo a espectáculos y visitando pabellones. “Fueron seis meses de frenesí, aquello era un no parar”, explica.

Además de conocer el mundo gracias a la Expo, recuerda que pudo probar muchísimas comidas diferentes en sus restaurantes internacionales, algo que en la España de los 90 era una verdadera innovación.  Y sobre todo, el espectáculo del Lago. “Aquello era en los 90 impensable, los láser, los fuegos artificiales, las pantallas…”.

Tanto le marcó a Ángel la Expo, que con los años decidió crear una página web en su homenaje. Poco a poco, aquel proyecto fue creciendo y se convirtió en lo que hoy es la Asociación Legado Expo Sevilla.  Son los encargados de organizar junto a las instituciones los actos conmemorativos del 25 aniversario.

ALEJANDRO RICO “Tengo 100 curros a la venta por 450 euros”

Curro fue la popular mascota de la Expo’ 92. Alejandro era también un niño cuando su padre, que regenta una tienda de compra–venta de artículos, Romano Antigüedades, decidió hacerse, tras la finalización de la muestra, con un lote de artículos en las muchas subastas que hubo.

‘Los Curros’ de Alejandro realmente son los balancines que inundaron La Cartuja e hicieron las delicias de los niños.  Actualmente, se venden a 450 euros, y “se venden poco a poco a un ritmo constante”. De 300 Curros, 25 años después les quedan solo 100.

No es el único artículo de la Expo que se puede comprar en el establecimiento. Además tienen dinosaurios, matrículas de coche conmemorativas y las botellas tamaño XXL que se instalaban en los paseos para marcar el pase de los desfiles.

LINA ÁVILA “ 25 años después, conservo el uniforme en un cajón”

Lina iba vestida a diario con el uniforme más popular de la Expo, el de asistente de público con la bandera de España hecha camisa.  25 años después, lo conserva guardado en un cajón en perfecto estado.

En cuanto supo de la existencia del proyecto, esta sevillana, hizo todo lo posible por formar parte de él. Tras pasar distintas pruebas, cribas, y cursos de formación de varios meses, fue elegida para estar en el Lago. Lina recuerda con simpatía las carreras de la gente al abrir las puertas para ir a hacer cola a los distintos pabellones.

El caso de Lina fue una excepción, superaba los veintitantos años, límite de edad para su puesto de trabajo y ya entonces era madre de tres hijos. “Fue suerte o destino el poder estar allí”.

A pesar del esfuerzo, el trabajo, la rectitud, y el calor, Lina destaca la vivencia y la oportunidad de pasar 6 meses conociendo a gente de todo el mundo.

Si tuviera que destacar un día, Lina recuerda perfectamente el último. Todos los trabajadores decidieron quedarse hasta las 12 de la noche con su uniforme puesto, a pesar de que hubiera acabado su turno, y se fundieron en un gran abrazo.

Tras la Expo, les quedó como una sensación de depresión y vacío. Lina tuvo que tomarse incluso unos meses de descanso antes de volver a su empresa.

Todavía hoy, mantiene el contacto con algunos compañeros, los que residen en Sevilla, y se reúnen de vez en cuando para echar la vista atrás y recordar esos meses de convivencia tan intensa.

 'Los Fósforos' de 'Herrera en COPE recuerdan cómo vivieron la Expo 

El 20 de abril de este año, justo cuando se cumplían los 25 años de la inauguración, fuimos mucho quienes recordamos aquellos seis meses de espectáculos, ilusiones, magia, luz. Y así nos lo contaron 'Los Fósforos' quienes nos hablaban de las colas que tuvieron que hacer para poder entrar en los pabellones, del calor que hacía, de lo bien que lo pasaron. Hubo quienes fueron todos los días, quienes vinieron de lejos para no perderse ningún detalle. En definitva, recordando lo emocinante y espectacular que fue esta Exposición Universal que ha pasado a la historia.

El 12 de octubre de 1992 a las 4 de la madrugada la Expo’92 cerraba sus puertas tras seis meses de locura e intenso trabajo.

Atrás quedaron sueños, emociones, ilusiones, esfuerzos y sobre todo la alegría de haber organizado una de las mejores Exposiciones de todos los tiempos como muchos lo definieron.

Como cuenta Inocencio Arias, entonces secretario de Estado: ‘’La Expo’92 fue un éxito rotundo, la gente salía con muy buena impresión de cómo funcionaba todo y los extranjeros lo comentaban mucho’’

Con la tristeza de que aquello se acabara quedaba la satisfacción del reconocimiento a nivel mundial, y como bien dijo el expresidente Felipe González: ‘’Esta Exposición ha sido testigo del desarrollo del proceso de consolidación de la democracia española’’

El año 1992, España se convirtió en el centro del mundo gracias a la Expo’92 y a los Juegos Olímpicos de Barcelona.